Una de las áreas médicas más importantes es la unidad de terapia intensiva o de cuidados intensivos. Se trata de una especialización en el cuidado de complicaciones por accidentes, cirugías de alto riesgo, problemas respiratorios, etc. En estas unidades de cuidado intensivo los pacientes reciben terapia con maquinaria especial, como resucitadores, monitores, sondas, etc.

Si bien, las unidades de terapia intensiva tratan pacientes con lesiones que ponen en riesgo su vida, aquí se encuentran médicos especializados que ayudan a prevenir un mayor deterioro fisiológico de los pacientes, hasta que los daños reciben un tratamiento final. En realidad, la terapia intensiva se trata de hacer un monitoreo constante del paciente, las 24 horas del día, con el fin de evitar factores clínicos que conduzcan a su fallecimiento. Los médicos especialistas se encargan de estabilizar los signos vitales mediante técnicas o la asistencia de equipos electromédicos.  

Los equipos que normalmente se encuentran en terapia intensiva son:


  • Monitores para el control de frecuencia cardíaca, presión arterial y nivel de oxígeno en sangre
  • Maquinaria de asistencia respiratoria mecánica
  • Bombas de infusión conectadas a catéteres, para la administración de medicamentos
  • Diálisis